Francisco Valdivieso, un talentoso niño en el mundo de barismo.

El barismo es el arte de conocer a fondo el mundo del café, una actividad que se ha convertido en la pasión de Francisco Javier Valdivieso Burneo, quien a su corta edad ya destaca en la profesión.
Su inclinación por el café empezó con tan solo 8 años, cuando visitaba la finca de su abuela, en la que pelaban, tostaban y molían el grano. Ese sería el primer escenario que llevó a Francisco a despertar un profundo interés por conocer más el mundo del producto estrella.
Reconoce que desde niño nunca le gustaron los juguetes, sino las herramientas. Siempre pedía a sus padres que le acompañen a capacitaciones y cataciones de café, pero ahora asiste solo y busca la forma de autoeducarse en los espacios en los que se le dé la oportunidad. Las diferentes cafeterías de la ciudad, le han brindado el espacio de practicar y ampliar sus conocimientos.
Francisco realizó su formación académica en Unidad Educativa Particular Eugenio Espejo y actualmente, cursa el noveno año en la Escuela de Educación Básica Amauta.
Cuando tenía 5 años de edad practicó Taekwondo, deporte en el que fue cinta roja, posteriormente, lo dejó para dedicarse de lleno al mundo del café.
Francisco Javier se define como un niño serio, pero muy cariñoso y sentimental. Pero, sobre todo, lo que más destaca en él, es que cuando se propone algo no descansa hasta conseguirlo.
Es un niño serio, pero muy cariñoso y sentimental, que cuando se propone algo se da formas hasta cumplirlo. Su meta es poner una cafetería de especialidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *