Luz María Correa de Pilco, una mujer perseverante y trabajadora

Luz María Correa de Pilco, lleva a sus hijos y al “San Gerardo” en el corazón

Valerosa, trabajadora y amable son solo algunas de las cualidades que han hecho merecedora de un gran aprecio de quienes conocen a Luz María Correa de Pilco.

Su historia se remonta a un sueño que tuvo siempre: crear un establecimiento educativo. Este anhelo pronto se vio cristalizado de la mano de sus hijos, quienes pusieron en marcha la creación de la Unidad Educativa Particular San Gerardo, caracterizada por ser una institución innovadora, cuyo nombre ha rebasado fronteras en el contexto mundial.

“Mamita Luchita”, como cariñosamente la conocen sus hijos y allegados, tiene 88 años. Mantiene intacta en su memoria su fecha de nacimiento (20 de agosto de 1931) ya que es en ese día cuando la Sagrada Imagen de la Virgen del Cisne arriba a la ciudad de Loja.

A los 16 años, contrajo matrimonio con Víctor Gerardo Pilco. Fue en ese instante que su vida cambió, ya que en su hogar siempre prevalece el amor, comprensión, alegría, trabajo y lucha constante.

Fruto de aquel amor eterno están  sus 12 hijos, cinco hombres y siete mujeres: Mariana de Jesús, Wilson Eduardo, Luz Beatriz, Ruth Esmeralda, Betty Cecilia, Nelson Gerardo, Marco Vinicio, Violeta Eugenia, Rosa Lucía, Sonia Elizabeth, Fabricio Enrique y Diego Fernando.

La mejor herencia que Mamita Luchita y su esposo Víctor Gerardo han dado a sus hijos es el estudio, pues todos ellos son profesionales, desde docentes hasta médicos.

San Sebastián es el sector tradicional donde vive junto a su familia. Su virtud de mujer emprendedora siempre la destacó, pues fueron muy conocidos por su centro de abasto ubicado en el centro de Loja, donde en aquellos tiempos los lojanos acudían y encontraban desde una aguja hasta cables para conexiones eléctricas básicas.

Los tradicionales helados de coco y naranjilla también eran la especialidad de la casa, receta que aún sigue alegrando los encuentros familiares.  Mamita Luchita comenta que fueron los pioneros en expender estas delicias pues en un solo día se elaboraban 400 helados. Otro emprendimiento que los caracterizó es la fabricación de las tradicionales cometas.

Como se puede evidenciar, la carta de presentación de Mamita Luchita fue el comercio, pero nunca descuidando el calor de hogar. Cecilia Pilco, hija de esta mujer insigne, manifiesta que compartir con su madre ha sido una de las mejores experiencias de vida.

Recuerda que a la hora de preparar los dulces, sobre todo el de leche, todos los hijos de Mamita Luchita se ubicaban a su alrededor para compartir. Cecilia, con mucho beneplácito, resalta que su madre y su padre siempre fueron enérgicos, estrictos y honestos.

Con estas virtudes, Luz María Pilco de Correa,  fue un pilar fundamental para que sus hijos puedan fundar la Unidad Educativa Particular San Gerardo; y, a pesar de los años ha estado siempre pendiente de guiarlos y encaminarlos en esta tarea de educar alumnos y formar buenas personas para la sociedad.

Mamita Lucha sonriente recuerda que jugar con los  estudiantes más pequeños es una de las memorias que guarda con mucho amor; y, su anhelo es que el San Gerardo siga uniendo a su familia y comunidad lojana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *