Un arquero lojano que sopla fuerte en el ‘Ciclón’

Redacción: Álex Benítez Timbe

De niño era gordito y pequeño. Y como suelen decir en la barriada: los gorditos al arco, así le sucedió a Marco Antonio Simbaña Naranjo quien quiso ser delantero, pero ahora es un arquero lojano en potencia.
Él es el último de cuatro hermanos, en una familia donde el deporte marcial reina: tae kwon do y judo, incluso Marco también lo hizo, pero de a poco se fue inclinando por el fútbol.
Se inició a los 9 años en la academia Brasil Soccer con el entrenador brasileño-ecuatoriano Adriano Soares y posteriormente pasó a las formativas de Liga de Loja. Por cosas del destino optó por buscar oportunidades en Olmedo de Riobamba y le ha ido muy bien aunque tuvo problemas para obtener su carta de libertad.

Pero Marco vuelve a su infancia y sonriente dice que a veces sí le hacían sentir mal por ser gordito, pero luego eso le dio mayor fortaleza. Estudió en la escuela Julio Ordóñez y en el ‘Bernardo Valdivieso’ hasta el décimo año.
Ha demostrado ser un sacrificado deportista pues conjuga el fútbol y el estudio, ya que se educa en el colegio nocturno Pedro Vicente Maldonado de Riobamba. Confiesa que es difícil entrenar y estudiar “pero nada es imposible, porque cuando uno quiere se puede”.
Marco Simbaña Naranjo actualmente es el guardameta titular de Olmedo de Riobamba sub 18 y quiere llegar a convertirse en un arquero referente como su ídolo el español Iker Casillas y sus compañeros los cancerberos del equipo principal del ‘Ciclón de los Andes’ a quienes admira mucho.
Esta joven promesa no quiere defraudar a sus padres: Juana Mercedes Naranjo y Marco Simbaña Córdova, por ello quiere llegar a ser un arquero reconocido y en lo académico un gran arquitecto.

error: Content is protected !!