Seis consejos para combatir la desinformación

Por: Tatiana Jiménez Arrobo

Twitter: @tjimenezarrobo

En la Era Digital, no es difícil dejar pasar por desapercibido que el flujo informativo está constantemente en movimiento, alimentado principalmente por los medios de comunicación quienes son capaces de generar entre todos, miles de noticias al día y publicarlas en portales de internet, mismas que son del consumo de una audiencia en constante crecimiento, ávida de obtener las noticias de primera mano.

Es notorio también que, hoy en día lo que se comparte no son únicamente noticias para informar sino también para desinformar, los intereses en el caso de esta última pueden ser diversos y se comparten principalmente en portales web o Redes Sociales. No hay persona en el mundo que pueda decir que no ha leído y pasado por cierta alguna noticia que luego resultó ser falsa.

Del presente tema, pregunté en varios grupos de WhatsApp si alguna vez han recibido alguna noticia o cadena por medio de las diferentes Redes Sociales, que hayan considerado real. La respuesta a esta pregunta fue sorprendente, porque todos/as hemos recibido alguna vez cadenas o recordamos hechos que nos han impactado pero que resultaron ser falsos y en muy pocos casos, desmentidos por las autoridades pertinentes.

En un grupo de WhatsApp, un integrante reflexionaba que todas esas noticias y cadenas, son distractores sociales, siendo difícil en la actualidad filtrar la información banal de la importante, sobre todo por la forma en que los medios nos bombardean. Por ende, se reivindica la idea de que, los medios de comunicación, las Redes Sociales y los diferentes portales informativos son distractores, cuyo único fin parece ser exclusivamente el de entretener y, por consiguiente, hacernos perder de vista lo importante.

Es un hecho que las noticias falsas pueden tener consecuencias reales y, por lo tanto, son un gran problema puesto que son precisamente esas noticias, las que obtienen gran atención porque usan titulares, historias engañosas y citas sacadas fuera de contexto atribuidas a diversos personajes públicos, volviéndose virales debido a que muchas personas creen en ellas, sino recordemos por ejemplo lo que ocurrió durante el proceso electoral de Estados Unidos donde la desinformación tuvo un rol tristemente fundamental antes, durante y después de la campaña electoral.

Detener la proliferación de noticias falsas no es solo responsabilidad de las plataformas encargadas de difundirlas. Quienes consumimos noticias también necesitamos encontrar formas de determinar si lo que leemos es verdad.

Algunos medios especializados, aseguran que la idea fundamental es que las personas debemos tener un sentido de la alfabetización mediática. Es decir, la capacidad de acceder a los medios de comunicación, comprender y evaluar con criterio diversos aspectos de los mismos y de sus contenidos. Sin embargo, un estudio reciente publicado por investigadores de la Universidad de Stanford, ha determinado que muchas personas no lo tienen.

Con todos los antecedentes mencionados, el sitio web de la Radio Pública Nacional estadounidense conocida por sus siglas NPR, recomienda algunas buenas prácticas que se pueden hacer cuando se consume información en línea, tales como: Poner atención al dominio y URL, revisar la sección de información del sitio web, las citas, los comentarios y las imágenes. A continuación, se realizará una breve exposición considerando las recomendaciones en el caso de nuestro país.

  1. Poner atención al dominio y URL: los portales establecidos de noticias usualmente usan sus propios dominios y una apariencia estándar con la que sus lectores/as están probablemente familiarizados. Estos terminan generalmente en: .com, mientras que los portales de instituciones públicas de Ecuador que son fuentes oficiales de información terminan en: .gob.ec. También es recomendable, tener especial atención por aquellos sitios que son blogs puesto que la información que en estos se comparte, podría no ser verificada y ser solo una opinión de quien administra dichos espacios.
  2. Leer la sección “Acerca de nosotros”: debemos tener en cuenta que la mayoría de los sitios informativos tienen un espacio donde comparten información sobre el canal de noticias, la compañía que lo dirige, los miembros de su equipo, la declaración de principios, así como también la misión y visión detrás de su organización, redactados con un lenguaje sencillo. La NPR señala que, si esta información es melodramática y parece exagerada, debemos actuar con escepticismo. Además, el sitio web debe ser capaz de mostrarnos información sobre quienes lideran la organización en otros lugares distintos del mismo.
  3. Revisar las citas: la mayoría de publicaciones tienen múltiples fuentes que son profesionales y tienen experiencia en los campos a los que se refiere la noticia. La NPR recomienda que, si se trata de un asunto serio o controvertido es muy probable que se encuentre frases y muchos nombres de autores u otros personajes importantes; por lo tanto, lo ideal en este caso es que busquemos profesores u otros académicos que puedan orientarnos o brindar información sobre lo que se ha publicado. Y si se habla de algún estudio realizado, se debe buscar y acceder a los mismos para revisarlos detenidamente.
  4. Investigar quién las dijo: esta práctica es confiable y fundamental puesto que así se puede salir de dudas sobre los autores que se citan en las noticias. Basta con buscar en Google o cualquier otro buscador online, alguna frase y el nombre del personaje a quien se le atribuye. Podríamos encontrar la misma cita referenciada en otras historias o en la publicación original.
  5. Revisar los comentarios: la NPR ha indicado que, muchas de las noticias falsas y engañosas se comparten en las plataformas de Redes Sociales con titulares que están destinados a llamar la atención del lector/a y el contenido refleja con precisión lo que se menciona en el titular. Aunque últimamente, los titulares a menudo se escriben en lenguaje exagerado y se refieren a un tema completamente diferente o simplemente falso, lo cual genera una gran cantidad de comentarios, principalmente en Facebook o Twitter; por lo que, la NPR sugiere que, si muchos de aquellos comentarios llaman al artículo por ser falso o engañoso, probablemente tengan razón.
  6. Búsqueda de imágenes: en la actualidad, Google que es una de las plataformas preferidas por la mayoría de usuarios digitales ofrece el servicio de búsqueda por imágenes, muy útil si tienes a mano tu computador, pero si deseas hacerlo desde tu celular, basta con entrar al enlace: https://ctrlq.org/google/images/ que nos brinda el mismo servicio conectándose con Google.

¿Cuál es la idea de buscar las imágenes? Durante el terremoto de abril del año anterior suscitado en Ecuador, el sensacionalismo invadió las Redes Sociales y la mayoría de usuarios empezaron a compartir toda clase de imágenes falsas atribuidas a la situación que atravesaba el país, por lo que varios usuarios digitales decidieron desmentirlas mediante la búsqueda de esas mismas imágenes en las plataformas que se señalan al inicio de esta sección, descubriendo que correspondían a otros países y diferentes situaciones.

La NPR también sugiere que es importante reconocer aquellas noticias sarcásticas y portales que se caracterizan por difundir esta clase de contenido satírico puesto que tiene fin humorístico que no debe tomarse en sentido literal. Por lo que, si vemos que alguien se las está tomando en serio, comentarle amablemente que no es real. Finalmente, es recomendable considerar estos consejos, tanto para el contenido que se comparte en portales web como también en Redes Sociales, puesto que es por donde más proliferan las noticias falsas. Si los ponemos en práctica, estaremos ayudándonos a nosotros mismos y a otras personas a no incrementar la desinformación.

error: Content is protected !!