Regocijados con la presencia de nuestra Reina del Cisne

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter
¿Te gustó esto? Compártelo
Los católicos estamos de fiesta ante la tradicional presencia de la imagen de nuestra señora del cisne en nuestra ciudad, quienes acompañamos año tras año somos testigos de tan emotivo acto de fe que vivimos los creyentes ante nuestra intercesora, siempre acompañada por una marea impresionante de creyentes.
La Virgen del Cisne es una advocación mariana de nuestra Iglesia católica, cuya imagen pernocta en la Basílica, situada en la parroquia rural El Cisne. La  Virgen de El Cisne tiene millones de fieles por todo el país e inclusive a nivel internacional.
La historia nos indica que por iniciativa de Simón Bolívar, cada año el 15 de agosto se reúnen devotos de todas partes para rendir culto a María “la madre de Dios”, que hizo una aparición por primera vez en El Cisne en el año 1594. Los testigos de la aparición, unos indígenas de la región decidieron hacer una imagen de ella, viajando desde Chayalama – Loja a la ciudad de Quito capital de la Real Audiencia en ese entonces. En el lugar esculpiría por primera vez la imagen de la virgen el escultor Diego de Robles, tallando la imagen en un tronco de madera tomando. Desde entonces muchos fieles aseguran que la Virgen María ha cumplido sus milagros y paulatinamente se ha convertido en la advocación más venerada en el Ecuador.
Luego de su fiesta el 15 de agosto, inmediatamente se realiza un acto religioso muy  impresionante, miles de peregrinos llevan en hombros la portentosa imagen hasta San Pedro, posteriormente a Catamayo y finalmente llega a su destino en la ciudad de Loja. La procesión de los creyentes es impresionante en todos los kilómetros de recorrido, los caminantes unos vamos agradecer y otros a pedir, pero a todos nos une la FE y las promesas; es importante destacar que en su gran mayoría intentan cargar la imagen por unos segundos durante el recorrido.
En horas de la tarde del 20 de agosto como es su tradición, ingresa la Virgen del Cisne a la ciudad de Loja, ella preside la gran festividad religiosa, comercial y agrícola que desde 1824 se efectúa en septiembre, esto según decreto del Libertador Simón Bolívar en su visita a Loja en octubre de 1822, fue ratificado después mediante un decreto supremo de julio de 1829, dándole al evento la calidad de FERIA.
El 1 de noviembre en un acto no menos importante, retorna en hombros de sus devotos hacia él santuario, ahí desde diferentes puntos acudimos y no dejamos de visitarle constantemente a nuestra Virgen del Cisne.

Deja tu comentario

Loading...
Facebook Messenger for Wordpress