Regale originales rosas preservadas en San Valentín

“Karely, rosas preservadas”, es el nombre del emprendimiento de Karina Alejandro Burneo, una lojana radicada en Pedro Moncayo, Pichincha, “la capital mundial de la rosa”, que destaca por su trabajo y dedicación en los proyectos que ejecuta.

Debido a complicaciones en su salud, hace aproximadamente dos años Karina tuvo que dejar su empleo, en ese período, gracias a su espíritu de trabajo, decidió emprender en la inmortalización de las rosas con el objetivo de brindar detalles que perduren con el paso de los días.

El proceso, según explicó, inicia desde la adquisición de las rosas, las cuales luego son desarmadas para someterlas a un proceso de despigmentación e inmortalización; posteriormente se les añade la pigmentación para tener la variedad de colores que utiliza para realizar sus diseños, mismos que son exclusivos y personalizados de acuerdo al gusto del cliente.

“Cuando ayudas a los demás creces como ser humano y como persona”, esta frase de Karina se ha constituido para ella en un axioma intrínseco en su vida, ya que con su emprendimiento brinda la oportunidad a que otras mujeres y también hombres, puedan tener una fuente de trabajo en la elaboración y venta de las rosas.

“Karely, rosas preservadas” lleva un año y siete meses en el mercado y ha tenido buena aceptación de la ciudadanía de Loja y el país, incluso sus rosas han sido adquiridas por embajadores, asambleístas y personas radicadas fuera del país con el objetivo de brindar un regalo original.

Su trabajo se caracteriza y diferencia por la calidad del producto, que es sometido a dos procesos de control para garantizar su durabilidad, pero también destacan los diseños y colores que Karina utiliza en cada detalle.

Puede realizar diseños de acuerdo al gusto del cliente para la ocasión que lo necesite y la infinidad de colores y formas cautivan al combinarse con la fragancia de cada rosa que parece ser recién cortada.

Respecto al precio, las rosas van desde 10 dólares hasta 140 dólares, las mismas con el cuidado respectivo (no mojarlas ni exponerlas al sol directa o indirectamente) pueden durar como mínimo tres años. Los precios varían por la cantidad de rosas, el diseño y los accesorios que el cliente solicite.

Su microempresa es de carácter social, los accesorios son diseñados por ella pero confeccionados por una familia en la que todos sus integrantes padecen de discapacidad, por lo que cuando se compra un producto de Karely se da la mano para fomentar trabajo a personas que en realidad lo necesitan.

Por San Valentín, las rosas preservadas de Karina se convierten en un regalo ideal para sorprender a aquella persona especial, ya que como la emprendedora lo señaló: “una rosa significa mucho y puedes expresar tanto a la vez sin decir una sola palabra. No es un regalo común, es un regalo que va a durar en el tiempo”.

Para adquirir estos obsequios especiales puede comunicarse con Karina al número celular 0996120384 o visitarla en los altos de la Joyería San Pablo ubicada en la calle Sucre entre 10 de Agosto y José Antonio Eguiguren.

 

Datos

Karina Alejandro Burneo es profesional en Derecho. Inició su emprendimiento con tan sólo 200 dólares. Realizar un diseño con las rosas, le toma dos días, debido a todo el proceso al que se somete a los pétalos.

 

error: Content is protected !!