OPINIÓN PÚBLICA: NUEVOS RETOS

La era digital revolucionó la opinión pública y lo más importante la democratizó. Esos sesgos de la apropiación de los medios, quedó en el pasado, la excepcionalidad de utilizar medios públicos para que sirvan únicamente a la publicidad de la autoridad de turno, falló. Quienes se adueñaron de medios de comunicación para manejar la política desde el membrete de autoridad, cometieron un grave error: se basaron en realidades del pasado; se adueñaron de espacios en tiempos diferentes; e intentaron dominar los mercados con los que creían obtener réditos, pretendiendo afianzar un futuro político, y tampoco les funcionó.

Como se quedaron anclados en el siglo anterior, descuidaron comprender la renovación de la información, y las formas modernas, como también se llega hoy en día a los ciudadanos. El resultado es evidente, los medios de comunicación públicos solo causaron gastos, no pueden autofinanciarse, ni aseguran capitalizar conquistas electorales; peor aún, promocionar para la reelección a quienes, sin vergüenza, usurpan las pantallas y los micrófonos, pagados con los impuestos de los ciudadanos.

La independencia de los medios de comunicación social privados e independientes, les saca de largo ventaja en audiencia, y más allá de sus errores, siguen siendo el motor comunicacional de la sociedad en general. Están convencidos que las autoridades, todas, son de paso, que algun@s facineros@s pueden intentar comprar un espacio, pero que jamás podrán pagar un precio por su conciencia. Esa batalla ha sido ganada: pronto habrá que subastar los medios incautados; exigir que los públicos, sirvan como públicos; y, los privados no sean secuestrados por las autoridades de paso.

Los nuevos retos de la opinión pública, está en: mantener su credibilidad, y en algunos casos, recuperar si está perdida; atraer audiencias confiables, sin montar escenarios ficticios; y, democratizar la palabra, sin casarse con sectores exclusivos. La veracidad de la información, enfrenta la nueva ola de la comunicación: la era virtual, donde el campo digital, venció a la dependencia de horarios o espacios privilegiados; la información y el que hacer noticioso, llega en tiempo real de manera vertiginosa al ciudadano; de ahí que, no contar la verdad o sesgarla, es una forma de extinguirse a corto plazo; más aún, cuando nada está oculto bajo el sol.

pavevaldivieso@hotmail.com

error: Content is protected !!