NUEVOS ESCENARIOS POLÍTICOS

Si queremos que el tradicionalismo político cambie de rumbo, somos los primeros que debemos modificar la forma de hacer política. Si ha estado manejada en sentido vertical desde lo nacional, cambiemos creando poder local, que tenga su génesis en la gente común, con rebeldía social, que no se deje arrastrar por espejismos ni globos de ensayo, lanzados por aquellos que, a escondidas, han dirigido el poder durante los últimos cincuenta años.

Poder, que lo manejan utilizando varios tentáculos: Parten de lo económico, cuyas inversiones les permite jugar en varios bandos políticos, incluso creando sus propios contrincantes, pero se aseguran de ser infranqueables en sus objetivos finales, para mantener la hegemonía y los monopolios. Pasan por lo social, desarrollando sus experticias simulando ser bondadosos, derrochando dádivas, manipulando a los humildes, utilizándolos como mercancía electoral. Le apuestan a la política de clase, adoctrinan grupos selectos, formando sucesores que aseguren su continuidad en el manejo de lo público, porque creen ser: más que los demás, superiores a quienes tienen menos recursos, piensan que la ciudad les pertenece y que solo ellos pueden gobernarla.

A esas estructuras debemos combatirlas; la mejor forma de enfrentarlas es desenmascarándolas, poniendo al desnudo sus objetivos. Parecen invisibles, pero siempre buscan cómplices que les facilitan destruir las masas a cambio de dádivas, vendiéndoles ilusionismos y jugando con sus necesidades a cambio de ciertos privilegios, que los delatan. Son fácilmente identificables, aunque se reúnan en sus guaridas para planear como seguir acaparando riquezas a costa del pueblo.

Pero no han entendido que los tiempos cambiaron: la gente humilde estudió y se superó, ya no sólo forma parte de la servidumbre, está preparada para gobernar; las campañas no la ganan sólo los recursos económicos, sino el trabajo fecundo de nuevos proyectos; y, los ciudadanos reaccionan a diario frente a los abusos de los que se creen iluminados, les perdieron el miedo. Con el aporte significativo de las masas que se van liberando de los predestinados, el escenario político va cambiando; la Renovación Democrática va eligiendo nuevos cuadros, nuevas ideas, nuevos ciudadanos, nuevas propuestas; porque Loja para superarse, no necesita de genios, necesita de mujeres y hombres íntegros.

pavevaldivieso@hotmail.com

error: Content is protected !!