LA REVOCATORIA DEL MANDATO, LA MEJOR DEFENSA DEL PUEBLO CONTRA LOS MALOS GOBERNANTES.

La Constitución de la República del Ecuador o también conocida como la Constitución de Montecristi, sigue dando de qué hablar, incluso luego de ya pasados 10 años, se sigue comentando positivamente de los derechos establecidos en esta Carta Magna innovadora, tal parece que de a poco el Pueblo va descubriendo las garantías que establece sus articulados progresistas. Pudiendo resaltar el artículo 105.- que tiene que ver a la Revocatoria del mandato, que indica: “Las personas en goce de los derechos políticos podrán revocar el mandato a las autoridades de elección popular”, pues este derecho que tenemos los ciudadanos ecuatorianos, se refleja en una necesidad de logro insatisfecho, ya que desde el Espíritu de Montecristi, se pretendió a través de este articulado, que El Pueblo haga respetar sus derechos, dando apertura a que se pida el mandato al gobernante, cuando éste actor político haya traicionado la confianza del mandante, no cumpliendo con los ofrecimiento de campaña, o por negligencia, corrupción, abuso de poder, violación a la constitución, a Ley, y a los derechos humanos. Este escudo de la democracia, ya ha sido utilizado en diferentes localidades, y hoy en la ciudad de Loja pretende revocar a la autoridad municipal, sin duda éste hecho de revocatoria está marcando trascendental importancia, pues a quien se pretende revocar, es a un viejo político de la localidad, uno de los mismos de siempre, que aún pretende seguir aupado en el poder para manejar al municipio Lojano, buscando la reelección en el 2019. Esta acción abolicionista ha permitido que la ciudadanía demuestre su malestar referente a la autoritario y equívoco proceder del alcalde, habiendo  logrado recolectarse más de 27.700 firmas avaladas por el CNE, firmas que dibujan un termómetro de disconformidad, en contra del alcalde y, ciertos trabajadores como vigilantes de tránsito y guardias municipales, acusados de autoritarismo, violación a los derechos humanos y de la naturaleza, abuso de poder, falta de cumplimiento del plan de trabajo, entre otras acciones ineficaces para solucionar problemas.

Siendo así, la acción revocante, marca un precedente, referente a que se puede utilizar esta solución democrática en contra de los malos gobernantes, obligando a futuro a que el pueblo sepa elegir a sus autoridades, y estas antes y después de ser electos se midan en su actuar.

Por: Gorki Aguirre Torres.

error: Content is protected !!