La nueva era del Ecuador

El “sillón de Carondelet” inicia este 24 de mayo con nuevo ocupante, se trata del Lcdo. Lenin Moreno, quien como mandatario, ocupará dicha posición hasta el 2021. El Ecuador, que estuvo acostumbrado, a 10 años del mandato del Ec. Rafael Correa Delgado, hoy ve un rostro que aunque no nuevo, si con un tono conciliador.

Los ecuatorianos esperamos, con anhelo, algunas profundas transformaciones. Pero también es necesario entender que aquellas transformaciones, por un acaso serán traducidas en un constante actuar de la oposición.

En tanto la misma no se convierta en un manejo de manteles bien sean usados o no, entre gallos de media noche la aprobación de leyes que luego las vemos horrorizados escribirse en el Registro Oficial, cuenten todas las obras en favor del pueblo, venga de que tienda política venga.

Esperamos, que los brillantes ministros, colaboren en un honrado trabajo, que demos la vuelta a la página, y en lo que concierne a los lojanos, que no se abandone a la provincia por la división política que ya vive, donde “algunitos” con apuro desmesurado y con victoria “no oficial” ya andaba peleando “por la repartición de puestos”

Que las autoridades se centren en trabajar  donde deben y no busquen fama en las cuestiones de la provincia. Que el uso de las redes sociales, no se convierta en los murales donde se exponen con un lenguaje que raya en lo grotesco, o bien la oposición descontrolada o bien los halagos inmerecidos. Que no tengamos otro fin más que el de sacar adelante a una provincia que en puridad de la verdad, todavía está atrasada en algunos temas de los cuales, ya tenemos bastante para arrepentirnos de muchas situaciones de la coyuntura política.

Que el deporte sea eso y anden poniendo camisetas a presidentes a modo de “agrado” que luego les termina dando más de un dolor de cabeza, pero que sobre todo, maduren y los que deban convertirse en estadistas lo hagan y de una manera digna, pero cuidado con aquellos que piensan que cualquier “hijo de vecina” que se diga el joven de la provincia pretenda llegar a la alcaldía, no con la famosa mentira que “hay que tener experiencia” sino con la preparación, pero con la fuerza necesaria para no dejarse imponer medidas socarronas, que terminan con la escasa carrera de algunos.

“Buen viento y buena marea a las nuevas autoridades”

error: Content is protected !!