Es necesario el cambio de la matriz cultural en el Ecuador

Recuerdo un Ecuador sumergido en la pobreza en los 80, 90 y hasta el 2006, donde sentíamos las crisis en la que vivíamos, producto de ello la inmigración que se desató en busca de mejorar la economía del País, casi 3 millones de ecuatorianos muchos de ellos renunciaban a sus puestos de trabajo para irse, era imposible sostenerse, no importaba la desintegración familiar e inclusive la pérdida de nuestros seres queridos, había que huir en busca de mejores días no solo para la familia, sino para el Ecuador.
Es lamentable, pero en nuestra sociedad si te topan tu bolsillo te das cuenta de la realidad, si topan tu hogar reflexionas y sabes que estas equivocado; sin embargo, mientras pasa esto no te importa en absoluto lo que sucede con el resto de la sociedad, el objetivo es el “yo estar bien.”
Recuerdo en mi etapa de niñez y juventud que íbamos con mi padre a poder “fiar” algunos productos obteniendo por respuesta en las puertas con un cartelito “prohibido el crédito para el magisterio,” recordamos un crimen económico que se cometía con la sociedad que todos los servidores públicos paguen el impuesto a la renta, los cargos públicos se heredaban, condenado aquel que no tenga familiar jamás iba a ingresar, recuerdo familias de apellidos “rimbombantes” en las cortes, fiscalías, contraloría etc. con sueldos dorados y que entre ellos estaba toda la troncha. Una jubilación espuria que no servía para nada, un Ecuador normal sin educación, sin medicinas, sin vialidad y la prensa ocultaba la información. Con todo este desastre era un Ecuador normal.
La situación cambió en una década, con un Gobierno que vino a poner freno y luchar por la igualdad social, logró dar la vuelta a una Patria destrozada, sobreendeudada y sin nada de liquidez. Se estableció que los ricos paguen más y lo pobres nada, por ejemplo el impuesto a la renta quienes más tienen más pagan, son contrariedades de la vida que no hay como superarlas, aquel que antes ganaba un sueldo de miseria, se le mejoró totalmente, aquel que hoy se jubila con dignidad, aquellas familias que obtuvieron casas, aquellos de enfermedades crónicas o terminales que fueron atendidos, acortar la diferencia entre los de abajo y arriba en la misma institución como en el ejército y la policía, al pueblo más educación con gratuidad a todos los niveles, e inclusive becas a nivel nacional e internacional. A esto la prensa calla oculta la información, controla y sanciona en un desgobierno total, en complicidad con todos los del poder e inclusive con los beneficiados que parece que siempre vivieron y tenían el poder adquisitivo que hoy tienen, cosas que pasa en mi Ecuador.
Hoy están de fiesta, a tal punto que la alianza entre los AP, PSC y SUMA en la Asamblea Nacional les “está funcionando” con ese silencio cómplice de los medios, la luz sube, paros por doquier, irregularidades que son tapadas por el contralor que le obedece al poder y un gran etcétera, no hay duda alguna ¡hemos regresado al País del pasado, como están destrozando la Patria!