Entre fango y raíces, recolectores de concha

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter
¿Te gustó esto? Compártelo

Vivir de las conchas, rodeados de mar y manglares es cosa de todos los días para los habitantes de Las Huacas, una pequeña isla ubicada en el archipiélago de Jambelí, perteneciente al cantón Santa Rosa de la provincia de El Oro-Ecuador. Las coordenadas de ubicación de la isla son: 03°21´03” S80°08¨34” O

Para arribar a esta isla donde se encuentran los recolectores de concha es necesario tomar un bote desde el puerto “La Pitahaya”, donde el trayecto dura aproximadamente cuarenta minutos, durante el viaje se puede observar una gran cantidad de especies de aves marinas, de peces, en especial el pez liza que salta cerca de los botes continuamente cual si lo estuviese guiando en el viaje, así mismo, durante todo el trayecto entre los esteros se puede observar una gran cantidad de manglares donde se recolectan las conchas, los cuales son una concesión de cerca de mil hectáreas con responsabilidad de  la Asociación de Concheros Crustáceos y Pescadores Artesanales y afines Las Huacas, la mismas que están dividas en cuatro zonas para su recolección temporizada y organizada del molusco.

En esta isla viven alrededor de 49 familias de las cuales un 90% se dedican a la recolección de concha Prieta, la misma que es la de mayor consumo y comercialización en el país. La labor de los concheros (llamados comúnmente así) empieza aproximadamente a las diez de la mañana, preparan los botes, las redes, los guantes, ropa de trabajo y su instrumento para medir las conchas. Dentro de esto último el Ministerio de Ambiente del Ecuador (MAE) quien ha venido respaldando a los recolectores de concha de las Huacas, desde su organización, impuso una medida oficial y propicia de 4.5 cm. en la recolección de los moluscos en los manglares, pero, los integrantes de la Asociación dada su experiencia y el compromiso con la naturaleza han preferido recolectar conchas de 4.7 cm en adelante, ya que las de 4.5 cm son reproductoras.

El costo del ciento de conchas vendidas por los recolectores al comerciante local es de 12 dólares, mientras que el comerciante en los puertos la vende entre 20 y 25 dólares, el promedio de recolección por persona es de 400 a 700 conchas diarias.

Luego de tener todo listo para empezar su labor a las 10:30 am, se dirigen a una de las zonas de manglar para la recolección, que dura cerca de cuatro horas. Finalizada la recolección, proceden a hacer un control y un conteo de las conchas en el cual verifican el tamaño, el número de conchas y su estado. Las personas encargadas de la revisión son miembros designados de la Asociación, a su vez, es importante tomar en cuenta la organización que llevan, tienen reglas y multas, por ejemplo, si un recolector recoge conchas menores a las medidas impuestas son multados y estas conchas son llevadas a la denominada “zona de engorde”, donde se insertan hasta que alcancen el tamaño ideal de consumo y comercialización.

En Las Huacas se evidencia no solo la recuperación del ecosistema que se encontraba devastado por la tala del manglar, invasiones ilegales y prácticas insostenibles de pesca, sino también, la recuperación del recurso. En el año 2009 se recolectó un total de 115,274 conchas según el informe semestral entregado al Ministerio del Ambiente (MAE), mientras que, en el último semestre del año pasado se logró capturar 1 millón 400 mil conchas. Actualmente la asociación está conformada por 52 pescadores, que, de forma organizada, se encargan de la recolección de la concha, su comercialización, el control de buenas prácticas, la vigilancia y protección del ecosistema.

El éxito y resultado es dado al esfuerzo enfocado en la organización comunitaria, el trabajo participativo de los socios, la buena relación con el sector acuicultor, así como el respaldo permanente del Ministerio del Ambiente a través de la Subsecretaría de Gestión Marina y Costera.

Estos acuerdos son una herramienta de conservación, implementada por el Gobierno Nacional a través del Ministerio del Ambiente. Los agremiados de las asociaciones de pescadores, cangrejeros y/o afines, quienes son los beneficiados, pueden extraer los recursos naturales, como peces, conchas, cangrejos, jaibas, entre otros, de forma sustentable, en igualdad de condiciones y cumpliendo normas establecidas en el plan de manejo de la concesión. Los beneficiados se convierten en “guardianes del manglar”, pues realizan diferentes actividades para proteger el manglar, evitando la tala, extracción de recursos con métodos no aprobados, entre otros.  Para esto los miembros de la Asociación han optado también por contratar el servicio de dos guardias para custodia del manglar y evitar invasiones al mismo.

Alberto Rebolledo, quien es presidente de la Asociación de Concheros, Crustáceos y Pescadores Artesanales Afines Las Huacas, hizo la entrega de un proyecto al subsecretario del ambiente, donde solicitan que se adjudique a la asociación, las 156.52 hectáreas de manglar que ya están reforestadas.

En cuanto a la educación de los habitantes, existe una escuela y un colegio hasta décimo curso, quienes quieran cursar el bachillerato y universidad deben salir de la isla; y en algunos casos regresar los fines de semana y días feriados para estar junto a sus familiares.

Los habitantes de la Isla son personas amables, carismáticas, unidas, trabajadoras y con un alto grado de respeto a la naturaleza, pero, a pesar de ello y de sus esfuerzos por tener el pan del día en la mesa de sus familias, ellos carecen de servicios básicos primordiales para un desarrollo holístico como individuos, como: salud, agua potable, alcantarillado, etcétera. Los logros que han conseguido los habitantes de la comuna conjuntamente con la asociación son evidentes, y mantienen la fe plena de que se vienen días mejores y de prosperidad para los habitantes de la Isla “Patria” o más conocida como “Las Huacas”.

Autor: Jordy Torres

Deja tu comentario