Un país polarizado

Share on Facebook263Tweet about this on Twitter
¿Te gustó esto? Compártelo

Patricio Valdivieso Espinosa

¿Cómo pudo lograrse en un territorio tan pequeño como el nuestro, crear un país totalmente polarizado? ¿Cómo se puede con tanta facilidad, provocar el enfrentamiento de la gente, incluso entre aquellos que tienen las mismas necesidades? Fácil: instituyendo broncas constantes, entre quienes tienen los servicios públicos y los que aún no han recibido esos beneficios; creando envidia entre los aliados y súbditos del poder, y los que opinan diferente; cuenteándole a la gente con un marcado divisionismo de clase, que “los otros” son los culpables de la desdicha en que viven, porque son quienes usurparon sus sueños. En definitiva, jugando vilmente con los sentimientos ciudadanos, poniendo en marcha un Estado mediático funcional.

 Se han utilizado permanentemente, palabras y conceptos configurando rencores absurdos, transformando a sus adoctrinados en los mejores aliados; pues, les hacen creer que están bien representados. Pero en el fondo, lo único que alcanzan, es deteriorar la sociedad en su conjunto, forzando un antagonismo, que inyecta en una parte de la población, un individualismo tenaz e inmisericorde; que los induce con un egoísmo discrepante, a cuidar aisladamente lo suyo, aunque tengan que ver a su vecino, amigo o pariente, menoscabado en sus necesidades más apremiantes; intereses que, por decirlo menos, inician un holocausto social.

Hoy en día, es tan común divisar las contiendas personalistas, provocadas por los gobernantes, entre: los empleados públicos que quieren mantener sus puestos y los que quieren tener la chance de entrar, a sabiendas que todos necesitan trabajar; los medios de comunicación independientes y los medios creados por el gobierno, polarización que confunde, en vez de informar; los adjudicatarios de los mercados y los informales, sin importarles que dicho esfuerzo, es tan solo, para llevar el pan a su casa.

Lastimosamente esa polarización va marcando un rumbo que no permitirá alcanzar el esfuerzo colectivo requerido, para salir de la crisis, ni para asumir, como sociedad, una recesión crítica que es inocultable; cada quien, cuida sólo su parcela. Desde ya se ve, que estará cada día más distante la solidaridad que demandamos como país, para ser más productivos; y, vemos que lo que prima, es enfrentar pueblo contra pueblo, para que al final, solo se beneficien, quienes osan en gobernarnos.

pavevaldivieso@hotmail.com

 

Deja tu comentario

Loading...
Facebook Messenger for Wordpress